Miércoles 10 julio 2024

Dev. 10

*Tú levantarás y tendrás misericordia de Sion, porque es tiempo de tener misericordia de ella, porque el plazo ha llegado. Porque tus siervos aman sus piedras, y del polvo de ella tienen compasión. Salmo 102: 13, 14*

Sí, nuestras oraciones por la iglesia serán oídas. El tiempo señalado ha llegado.

Nosotros amamos la reunión de oración, y la escuela dominical, y todos los servicios de la casa del Señor. Estamos ligados de corazón a todo el pueblo de Dios, y podemos decir verdaderamente:

“No hay una sola oveja en todo Tu rebaño que yo desdeñaría alimentar; no hay un solo adversario ante cuya faz yo temería defender Tu causa.”

Si este fuera el sentir general, pronto gozaríamos de tiempos de refrigerio provenientes de la presencia del Señor. Nuestras asambleas serán muy concurridas, los santos serán revividos, y los pecadores serán convertidos. Esto sólo puede venir por la misericordia del Señor; pero vendrá, y somos llamados a esperarlo. El tiempo, el tiempo señalado, ha llegado. Hemos de ser motivados. Debemos amar cada una de las piedras de nuestra Sion, aunque estén caídas. Hemos de valorar la verdad más insignificante, la ordenanza más insignificante y el creyente más insignificante, aunque algunos los desprecien como si sólo fuesen polvo. Cuando favorecemos a Sion, Dios está a punto de favorecerla.

Cuando nos deleitamos en la obra del Señor, el propio Señor se deleitará en ella.

*Charles H. Spurgeon. Traducción de Allan Román*

Regreso a la lista de eventos